Un radar de la NASA para buscar agua bajo los desiertos
La escasez de agua se ha convertido en una cuestión vital a resolver. Son cada vez más las zonas del planeta que sufren estrés hídrico o están muy cerca de sufrirlo. El problema es global y dar con una solución es ya casi una carrera a contrarreloj. Hacer un uso de recursos más eficiente y su recuperación y reutilización es primordial y muchos países están implementando políticas y actuando a nivel legislativo en este sentido. 
Pero ¿y si – sin dejar esas prácticas de lado – fuera posible encontrar una nueva fuente de agua?
 

Desde el espacio al desierto en búsqueda de agua

A finales del mes de septiembre, el Jet Propulsion Laboratory de la NASA anunciaba en un comunicado que se había asociado con la Qatar Foundation para llevar a cabo un proyecto para buscar agua en el desierto. Usando la tecnología radar que ya se usa en Marte, se rastrearán los desiertos del Sáhara y de la Península Arábiga con el objetivo de localizar los acuíferos de esas regiones, que se están agotando a causa de la demanda que producen las necesidades de las comunidades locales. 
La misión se enmarca en el proyecto OASIS (Orbiting Arid Subsurfaces and Ice Sheet Sounder), cuyo concepto ya se trabaja desde hace aproximadamente una década. La idea base es poner un satélite en órbita terrestre para mapear la distribución de los acuíferos poco profundos debajo de la superficie del desierto. 
El objetivo es usar el radar del satélite para estudiar el origen de dichos acuíferos y tratar de entender cómo se mueve el agua a través de su complejo sistema de fracturas del subsuelo. 
 

Oportunidad para mejorar la sostenibilidad hídrica 

En el año 2011, los investigadores de la NASA ya llevaron a cabo una prueba del concepto OASIS. Entonces no pusieron un satélite en órbita, sino que sobrevolaron los desiertos de Kuwait con un helicóptero que transportaba un radar para asegurarse que el instrumento era capaz de localizar los acuíferos de agua dulce. También se hicieron vuelos similares sobre otros desiertos en Omán y Marruecos. La intención, ahora, es poner en órbita un satélite con la tecnología de radar similar a la utilizada por el Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA.
Además, la misión no sólo pretende rastrear los desiertos cálidos. OASIS también plantea estudiar la topografía de la tierra debajo de las capas de hielo en Groenlandia y la Antártida. Poder determinar propiedades como el grosos de la capa de hielo o las vías por las que el hielo fluye hacia el océano podría ayudar a predecir los efectos del cambio climático sobre estas regiones. 

Cómo apuntaban las palabras del director ejecutivo del Instituto de Investigación de Energía y Medio Ambiente de Qatar, Marc Versmeersch, en el comunicado de la NASA, los descubrimientos de OASIS podrían respaldar “el proceso de toma de decisiones en términos de recursos hídricos” y ayudar a identificar “vías para asegurar acceso al agua para las poblaciones”. En definitiva, optimizar la sostenibilidad hídrica. 
Deberemos estar atentos a los resultados, que aún tardarán un tiempo en llegar, pues, de momento, los participantes de OASIS formularán el concepto de misión en los próximos dos años.

Mientras tanto, desde DAGA, seguiremos trabajando para optimizar la capacidad de las depuradoras y de plantas en regadíos o industrias internacionalmente. Ofrecemos una gestión eficiente del agua, la personalización de nuestras soluciones y asesoramiento técnico.
Más de 60 años de experiencia en el sector y más 2.500 instalaciones realizadas en más de 30 países nos avalan como proveedor de confianza. El resultado, clientes satisfechos con unos productos que transmiten los valores de una compañía como DAGA, con un fuerte compromiso con el medioambiente y, en concreto, con el ciclo del agua.
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración