¿El Internet de las Cosas, también para mejorar el tratamiento de las aguas?
El agua es uno de los recursos naturales más preciados de nuestro planeta. Partiendo de la base que los organismos – personas, animales y vegetación – la necesitan para vivir, es comprensible que nos interese (mucho) preservarla y poner medidas sobre su creciente escasez a nivel global.

Desde el blog de DAGA, hemos hablado en distintas ocasiones sobre distintos proyectos y medidas para potenciar la reutilización del agua, especialmente en el ámbito del tratamiento de las aguas residuales. Son numerosas las iniciativas que se han ido poniendo en marcha durante los últimos años, gracias, especialmente, a la aplicación de la digitalización y las nuevas tecnologías, como el Internet de las Cosas. ¿Sabías que es y que el sector de la gestión de las aguas residuales ya lo está aplicando?
 

¿Qué es el Internet of Things (IoT)?

El Internet de las Cosas (traducción literal del concepto en inglés Internet of Things) es la práctica de interconectar distintos objetos físicos, dispositivos y espacios a la red. El concepto, que surgió en 1999 del pionero tecnológico británico Kevin Ashton, aún se está consolidando hoy en día, pero está cada vez más desarrollado e instalado en la mayoría de sectores e industrias. 

Y es que, más allá de ordenadores, tablets y teléfonos móviles, el IoT permite conectar a la red los electrodomésticos (televisores, frigoríficos, lavadoras…), sistemas de domótica, automóviles, sistemas de seguridad, material sanitario o maquinaria industrial y monitorizar su funcionamiento. 

Cada uno de los dispositivos conectados (también descritos como “inteligentes”) puede generar datos de toda su actividad, registrarlos y enviarlos a otros dispositivos o recibirlos de ellos. Es decir, intercambiarlos a tiempo real. Si, posteriormente, estos datos son tratados, permiten un gran avance en cuanto a eficiencia y resultados de la operación de cada uno de los objetos, que, incluso, pueden llegar a realizar acciones sin ayuda humana, mediante Inteligencia Artificial
 

El IoT en la gestión de aguas residuales

Habiendo explicado, a grandes rasgos, qué es el IoT, imaginemos que, en lugar de pequeños dispositivos o electrodomésticos, conectamos instalaciones de tratamientos de aguas residuales. Con unos sensores inteligentes colocados en distintos puntos del sistema de la planta, se pueden recopilar datos sobre la calidad del agua, su potabilidad, variaciones de temperatura, cambios de presión o fugas, entre otros. Estos datos se envían a una plataforma web que los sintetiza y convierte la información en procesable. 

Des esta manera, los ingenieros y personal de la planta pueden acceder a ella fácilmente y al instante. Seguidamente, pueden interpretar todos los datos y, en caso de que detecten que es necesario, actuar. 

El acelerado progreso tecnológico experimentado en las últimas décadas nos ha llevado a ir dejando atrás esas situaciones en las que se tenían que verificar todos los niveles a mano o que pasaban horas hasta que se detectaba un problema o error. Actualmente, el Internet of Things no sólo hace posible localizar un fallo casi al instante, sino que, además, brinda la posibilidad de llegar a anticiparse a él gracias a la técnica del mantenimiento predictivo. Interpretando los datos, pueden tomarse medidas con anticipación y decidir aplicar una solución preventiva.

Por ejemplo, en el ámbito de la gestión de aguas residuales, si una planta usa tecnología y sistemas IoT puede detectar productos químicos residuales después del tratamiento primario. Al ser capaz de llevar a cabo esta detección temprana de rastros, el personal puede trabajar en la optimización de todo el proceso del tratamiento de la instalación y garantizar que la liberación de sustancias químicas se mantenga dentro de los límites reglamentarios.
 

La experiencia de DAGA

El Internet de las Cosas es una de las bases esenciales para una gestión “Smart Water”. En DAGA, avanzamos con la visión de ser un referente en este tipo de soluciones en estaciones depuradoras, regadíos e industrias intensivas en gestión hídrica y ser una empresa líder tanto a nivel europeo como en todo el mundo.

Nuestra misión es optimizar la capacidad de las depuradoras y de plantas en regadíos o industrias y nuestros valores, la pasión por la excelencia, la sostenibilidad medioambiental, la lealtad con los empleados y la atención al cliente.

Con más de 60 años de experiencia en el sector, más de 2.500 instalaciones realizadas y presentes en más de 30 países repartidos por los cinco continentes, en DAGA nos presentamos como un partner de referencia y confianza. 

Descubre más sobre nosotros, aquí
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración