La era digital trajo tecnologías capaces de dotar de inteligencia a cualquier sector. Unas tecnologías que no dejan de evolucionar y que, aunque al inicio había la percepción de que lo “smart” sólo sería aplicable a ciertos dispositivos, campos e industrias, se ha probado que raramente existen límites para su implantación. 

La gestión del agua era una de las áreas en las que dominaba el escepticismo. Sin embargo, en la actualidad, ya se han activado numerosos proyectos que se valen de hardware y software específicos para mejorar funcionalmente la gestión y la operación de las redes de subministro y plantas de tratamiento de agua. 
 

¿Qué es el Smart Water Management? 

El concepto de Smart Water Management (Gestión Inteligente del Agua, en inglés) hace referencia a un sistema basado en las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) con las que se recopilan y procesan datos de valor en tiempo real sobre el flujo, la presión y la distribución del agua. Su aplicación se realiza a través de sensores, medidores inteligentes, Sistemas de Información Geográfica (SIG) y mapeo satelital, además de otras herramientas de intercambio de datos, para garantizar que la infraestructura y la energía utilizada para transportar el agua se gestionen de manera efectiva. Todo ello permite la sinergia de redes y que éstas puedan trabajar conjuntamente para reducir y superar los desafíos que existen en la actualidad.
 

Ventajas del Smart Water Management

Los beneficios del Smart Water Management no son escasos y son de tanto peso que cada vez son más los gobiernos, instituciones y empresas que apuestan por un cambio en su gestión del ciclo del agua. El replanteamiento de todo el sistema, con la introducción de la última tecnología, permite: 

•    Una operativa y mantenimiento más eficientes. Los contadores se pueden leer a distancia, detectar anomalías en el consumo y alertar inmediatamente al usuario. 
•    Recolectar datos e interpretarlos. La red puede monitorizarse a tiempo real, con lo que se conoce la composición del agua al minuto. 
•    Identificar problemas y actuar sobre ellos de manera más ágil y rápida. Un sistema de Smart Water Management posibilita la detección al momento de cualquier atasco, fuga o avería e, incluso, la localización el punto donde se produce. La tecnología permite un mantenimiento preventivo y una reparación más pronta.
•    Reducir los costes. Los gastos de operación pueden mejorarse casi de inmediato gracias a los puntos anteriores. 
•    La gestión de los activos. La compañía suministradora puede optimizar sus modelos de gestión del servició, así como los planes de inversión según los datos generados a partir de la actividad. 
•    Mayor sostenibilidad, menor huella hídrica y menor consumo energético. El principal beneficio de un sistema inteligente de gestión repercute directamente en el medio ambiente. La detección temprana de fugas ayuda a evitar el desaprovechamiento de agua potable. Recoger adecuadamente los datos de la actividad del sistema y saber interpretarlos permite encontrar soluciones para resolver la escasez de agua y los problemas generados por el envejecimiento de las infraestructuras.  
 

¿Qué está impulsando la Gestión Inteligente del Agua?

La urbanización y el aumento de la población mundial en las últimas décadas han provocado un gran desajuste entre la oferta y la demanda de recursos hídricos. En los países en desarrollo, el principal problema que enfrentan en la gestión del agua es el aumento de los costes operativos debido a malas instalaciones. Un problema también detectado en los países occidentales, donde las infraestructuras han envejecido. 

Con todo, el consumidor final presiona por el aumento de las tarifas del agua y exige un mejor servicio al cliente, a la vez que está tomando consciencia de la necesidad crítica de moderar el gasto de agua. En este escenario, en el que actúa también el progreso tecnológico, consolidar un sistema de Smart Water Management se ha convertido en la única opción, ya no de futuro, sino de presente. 

DAGA se dedica al desarrollo de equipos para el tratamiento de aguas residuales (EDAR), equipos para la filtración y desbaste de agua de regadío y equipos de tratamiento de efluentes industriales. La compañía acumula años de experiencia en la comercialización de productos personalizados durante los que se ha posicionado como referente en soluciones de Smart Water Management en estaciones depuradoras, regadíos e industrias intensivas en gestión hídrica. Para DAGA, la gestión inteligente del agua es toda una realidad.
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración