La importancia de las aguas residuales en época de verano
“El agua es un recurso limitado” es una de las afirmaciones que probablemente hayamos escuchado con más frecuencia, aún más, en estas épocas del año cuando el calor aprieta. Son muchos expertos los que aseguran que la demanda global de este recurso está creciendo y que se deben reducir las aguas residuales y, dentro de lo posible, reciclarlas.

Con un mejor uso de este recurso natural tan importante, conseguimos hacer lo propio con el ciclo del agua para todos los seres vivos. El ODS 6 (Objetivo de Desarrollo Sostenible) se centra en asegurar un acuerdo y sostenible acceso al agua. Uno de los objetivos es reducir la proporción de las aguas residuales sin tratamiento y aumentar el reciclado y la reutilización de agua sin tratar, tarea que llevamos haciendo más de 60 años en DAGA.
 

Aguas residuales: un recurso con potencial enorme

La mayoría de las aguas residuales que producimos vuelven directamente al ecosistema sin haber sido tratadas y pierden la oportunidad de pasar por distintos procesos de tratamiento, que proporciona una forma segura y sostenible de regadío, energía y nutrientes.

Es el recurso natural más importante del planeta, siendo limitado y cada vez más escaso. No tiene sentido que usemos agua potable para tareas que no son estrictamente para consumo humano. En época de verano, se debe ser consciente del uso que le damos, porque, a parte del consumo humano (tanto higiene como hidratación), el regadío, el enfriamiento de fábricas, el lavado y otras muchas actividades deberían hacer uso de aguas residuales correctamente, tratadas permitiendo un importante a todos y un mejor cuidado del medio ambiente.
 

Implicación para conseguir la solución

El tratamiento de agua para garantizar el acceso a agua limpia y evitar la contaminación de ríos y mares merece el esfuerzo de todos. A través de este proceso, con operaciones de distintos tipos (físico, químico o biológico), el objetivo es la eliminación y/o reducción de la contaminación o de las características no deseables de las aguas.

La finalidad de este proceso es obtener agua con las características adecuadas al uso que se le quiera dar. Por eso, el tratamiento de agua varía en función de las propiedades de partida del agua y también de su uso final.
 

Perspectivas de futuro en el tratamiento del agua

En el año 2030, la demanda global de agua se espera que crezca un 50%. Al mismo tiempo, la cantidad de aguas residuales crecerá de forma exponencial por el numero de personas que viven en las ciudades, el urbanismo y el crecimiento económico. 

Debemos utilizar al máximo las aguas residuales para el regadío, lavado, agricultura y uso industrial. La mejora de su rendimiento y la creación de los sistemas de reutilización de aguas fomentarán el desarrollo de nuevas empresas y crearán empleos, una oportunidad para hacer crecer también el sector laboral.
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración cookies