Tratamientos secundarios en depuración de aguas residuales

El agua es un recurso esencial para el mantenimiento de la vida humana y para conseguir muchos procesos productivos de hoy en día. A veces, se considera el agua como un recurso renovable, pero la verdadera realidad es que si no la cuidamos como deberíamos el agua podría convertirse en un recurso no renovable. Evitar su contaminación es uno de los objetivos que perseguimos y que a través de tratamientos de depuración podemos conseguir. Hoy os queremos hablar más detenidamente del tratamiento secundario en depuración de aguas residuales, que permite proteger al medioambiente y a la salud de la gente.
 

Objetivo

El objetivo principal, del también llamado tratamiento biológico es la reducción de DB05 y DQO y los pasos que sigue este proceso son:

  1. Transformar y disolver componentes biodegradables en productos finales aceptables.
  2. Capturar e incorporar sólidos coloidales no sedimentables a un flóculo biológico.
  3. Transformar o remover nutrientes como nitrógeno y fósforo.
 

El tratamiento secundario en aguas residuales

El agua residual llega al tratamiento secundario tras completar el tratamiento primario. Una vez llegado a este punto, existen diversos procesos para realizar este tratamiento. La elección de un proceso u otro depende de distintos factores como:

  • El caudal de tratamiento.
  • La concentración de contaminantes.
  • El tipo de contaminantes.
  • La climatología del lugar donde se encuentra la EDAR
  • La continuidad en el suministro de agua bruta.
 

Algunos de los procesos más habituales

Fangos activados: Tienen un bajo coste de construcción, ocupan un área pequeña de superficie, proporcionan una buena estabilización del fango, producen un olor relativamente bajo y elimina un alto porcentaje de DBO5.

Biofiltro: Tiene unos costes bajos de construcción, no necesita aporte externo de oxígeno, y no dispone de sistemas eléctricos complejos.

Estanques de oxidación: Los estanques de oxidación se usan frecuentemente en depuración de aguas residuales de pequeñas poblaciones. Tienen un bajo consumo eléctrico y degrada el nitrógeno y el fósforo.

Contactores biológicos giratorios: Necesitan poca superficie para su instalación, tienen un bajo consumo energético, la explotación es simple y menos costosa que los otros sistemas descritos, tienen un bajo nivel de ruidos debido a la escasa potencia instalada y mantienen buenos rendimientos en climas fríos porque están cubiertos y mantienen la temperatura del agua residual.

 

DAGA, especializados en sistemas de depuración y tratamiento del agua

En DAGA trabajamos para conseguir el mejor tratamiento de las aguas residuales apostando por la innovación y procesos que respeten el medio ambiente, así como aseguren la salud pública.

Si te interesa saber más sobre el tratamiento del agua puedes visitar nuestro blog.

Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración