¿Qué factores influyen en la eficiencia de la desinfección del agua?

El agua es un recurso esencial para los humanos. No solo lo usamos para nuestro consumo propio, también para el uso doméstico, la higiene de zonas públicas, el riego de cultivo, el funcionamiento de máquinas, y muchas otras cosas más.

La desinfección del agua es un proceso muy necesario para poder utilizar este bien tan escaso. Asimismo, un incorrecto tratamiento del agua puede llevarnos a efectos adversos como, por ejemplo, poner en peligro la salud pública.

Los agentes físicos, como el calor o los rayos ultravioleta y los agentes químicos, como el cloro o el bromo, son los responsables de la desinfección del agua, pero no son los únicos. Existen muchos otros factores que influyen directamente en la buena eficiencia de la desinfección del agua. En el blog de hoy descubriremos cuáles son los responsables de una buena desinfección del agua.

Una buena depuración previa

Lo principal para que se ejecute una buena práctica de la desinfección del agua es realizar una correcta depuración previa. ¿Cómo podemos conseguirlo? A través de una Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR). En esta se llevan a cabo distintos procesos de depuración, tanto de manera concentrada como automatizada. Este proceso de tratamiento de aguas residuales consiste en una sucesión de procesos físicos, químicos y biológicos que eliminan los contaminantes del agua para el uso humano.

Equipos optimizados para esa función

Las EDAR son uno de los equipos optimizados para realizar esta función; estas recogen y tratan las aguas residuales e industriales. Es decir, las EDAR son una herramienta esencial para limpiar el agua de posibles elementos gruesos, grasas, aceites y cualquier material tanto orgánico como inorgánico. Convierte el agua “sucia” en agua limpia y la deja lista para ser vertida directamente al medio sin perjudicarlo.

Control de caudales

El control de caudales es muy importante ya que hay una cierta cantidad de agua no depurada que es vertida a ríos y mares. España ha llegado a pagar multas millonarias por lanzar este tipo de aguas sin depurar al medio. El principal problema en este asunto es que las plantas depuradoras no son suficientes para la gran cantidad de población. El inicio de esta sanción se remonta al año 2000, donde todas las aglomeraciones de más de 15.000 habitantes de la Unión Europea debían tratar correctamente sus aguas siguiendo las indicaciones de una directiva. En aquel momento, el incumplimiento fue masivo, y dos décadas más tarde, todavía hay ocho ciudades sin tratar de manera correcta sus aguas, lo que afecta directamente al buen estado de los ríos y mares. Si hacemos una media del porcentaje total de depuración en España, nos saldría que depuramos alrededor del 64% de las aguas sucias, mientras que el 36% restante termina vertido en el medio.

Utilización de esa agua desinfectada

Como hemos comentado anteriormente, la depuración del agua consiste en retirar impurezas una vez los humanos han utilizado el agua en hogares, empresas o industrias, para poder
devolverla al medio en condiciones óptimas. El tratamiento dependerá del tipo de medio donde se evoque y el número de habitantes donde se ha consumido.

Una vez las aguas residuales han sido depuradas, estas vuelven al medio o continúan su tratamiento en equipos más avanzados de regeneración, y aquí es donde los fangos empiezan su proceso para poder ser reutilizados. ¿En qué ámbitos se pueden aprovechar estas aguas depuradas?

  1. Residencial: riego de jardines privados, descarga de sanitarios…

  2. Servicios: riego de zonas verdes urbanas, sistemas contra incendio o lavado de coches.

  3. Empleos agrícolas: riego de cultivos, productos, pastos, flores, invernaderos, etc.

  4. Utilizaciones industriales: aguas de proceso y limpieza.

  5. Usos recreativos: riegos de campos de golf o estanques, entre otras.

  6. Funciones ambientales: recarga de acuíferos, riego de bosques, silvicultura…

 
DAGA, líderes en soluciones innovadoras

En DAGA trabajamos para conseguir el mejor tratamiento de aguas residuales, apostando por la innovación y procesos que respeten el medio ambiente, así como que aseguren la salud pública.

Si te interesa saber más sobre el tratamiento del agua puedes visitar nuestro blog.

Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración